GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

El sacristán de pueblo

En un pueblo había una pequeña iglesia y en ella vivían un viejo párroco y un jóven sacristán. El sacristán era analfabeto. Durante años al viejo párroco poco le importo que su jóven ayudante no supiera leer ni escribir, él era sus ojos y sus manos.

Era servicial y listo para hacer los recados, nunca olvidaba nada que los feligreses necesitaban y el viejo párroco le quería como a un hijo. La parroquia funcionaba como un reloj y atendía a
todas y cada una de las necesidades del pueblo. Un día el viejo párroco murió y enviaron a la parrroquía a un jovén cura que modernizó la parroquía. Era meticuloso y muy organizado. Trajo consigo libros de cuentas, diarios de misas y sermones etc...

Rápidamente organizó un archivo donde apuntaba todos y cada uno de los oficios que deberían ser realizados y le explicó al sacristán como llevar cuenta de todo.

-Pero yo no sé leer ni escribir- dijo muy a su pesar el jovén sacristán.

-Pues eso es un grave problema- dijo el jóven parroco meneando la cabeza- Hoy en día es fundamental saber leer y escribir. Voy a tener que prescindir de tí y buscar a otro que me ayude co
n la parroquía.

El joven párroco le asignó una cantidad mensual y le aconsejó que usara ese dinero en aprender a leer y escribir, montar un negocio y prosperar por sí mismo.
Y así lo hizo. Alquiló un pequeño local y abrió un estanco, donde además de vender, tabaco y sellos, hacía recados para la gente del pueblo de otros productos que había que traer de la capital.

Al cabo de los años el negocio prosperó, abrió otro estanco en un pueblo vecino y compró una vieja furgoneta para hacer recados. Diez años más tarde tenía tres estancos y una pequeña empresa de transport
es. Pero seguía sin saber leer ni escribir.

El director del banco donde ingresaba el dinero y gestionaba sus cuentas le aconsejó contratar a un contable, porque cada día las cuentas y los impuestos eran más difíciles de llevar y él, que con mucho gusto le había ayudado durante años, se jubilaría pronto.
-¿Sabes?- le dijo el amable empleado de banca- Siempre me he preguntado. ¿Hasta donde habría llegado este hombre si hubiese sabido leer y escribir? Eres el hombre más emprendedor que conozco, has levantado un pequeño imperio tu solo... y has traído la prosperidad allí donde has establecido tus negocios.


El jovén sacristan entristeció. - Mi querido amigo- le respondió- Si hubiera sabido leer y escribir, hoy sería lo que desde niño era mi vocación... ser el sacristán de mi pueblo, al servicio de Dios.

Las fustraciones so
n parte de nuestra vida. Nos ayudan a crecer o a malograr nuestra vida, no depende de quién nos fustra o de quién nos ayuda, si no de nuestra propia naturaleza humana. En la adversidad podemos luchar por superarnos y crecer o destruir todo aquello que nos ha fustrado.
Enviado por: Medara.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified